top of page
  • Foto del escritorZamná

El Tren Maya: turismo sustentable para preservar la riqueza natural

Actualizado: 14 dic 2023



La construcción del Tren Maya ha despertado amplios debates sobre sus potenciales impactos ambientales. Si bien se trata de una megaobra de infraestructura que inevitablemente transformará el paisaje, también existe optimismo de que puede ser una plataforma para impulsar un modelo más sustentable de turismo en la región, lo que a su vez contribuiría a la conservación de importantes áreas naturales.


Mínimo impacto ambiental

Uno de los principios rectores que ha establecido Fonatur para la construcción del Tren Maya es garantizar la máxima protección de la biodiversidad en su área de influencia.

“Se utilizarán las mejores tecnologías para minimizar la fragmentación de la jungla y se restaurarán los corredores biológicos afectados”

Asimismo, se contempla “una estrecha vigilancia ambiental y la reforestación total de la reserva de Calakmul”, apuntó Beatriz García, directora de Conservación de Flora y Fauna de la SEMARNAT.


Impulso al turismo sustentable

Más allá de los cuidados para minimizar impactos directos por la construcción del tren, este proyecto también puede ser una palanca para acelerar una transición hacia esquemas más sustentables de turismo en toda la península de Yucatán.


“Los trenes regionales permitirán agilizar el transporte y desincentivar el uso de vehículos contaminantes”
“se abre la puerta para desarrollar modelos innovadores de ecoturismo que beneficien a las comunidades y refuercen los incentivos para conservar la selva”


Ya existen propuestas en esta línea siendo exploradas por la SECTUR, como la iniciativa de Trenes Turísticos Comunitarios. Además, inversionistas privados muestran interés por construir complejos hoteleros ecológicos en las cercanías de las nuevas vías férreas.


Mayor vigilancia contra ecocidio

Finalmente, la operación regular de trenes de carga y pasajeros por la región también facilitaría las labores de vigilancia ambiental por parte de autoridades como PROFEPA y SEMARNAT.


“La mayor presencia humana en áreas deshabitadas ayudará a disuadir actividades dañinas como la tala ilegal o la caza furtiva”

En conclusión, si el Tren Maya se ejecuta con la responsabilidad ambiental que se ha prometido, puede sentar un precedente global de cómo impulsar infraestructura sustentable. Y al potenciar nuevas alternativas ecoturísticas en la región sureste, también generaría beneficios económicos para que preservation de selvas y conservation de especies se vuelvan la opción más rentable frente a actividades extractivas.


El Tren Maya: turismo sustentable para preservar la riqueza natural de México

La región que atravesará el Tren Maya alberga algunos de los ecosistemas más fascinantes pero también más frágiles del país, desde exuberantes selvas tropicales hasta cristalinos ríos subterráneos y ardientes manglares costeros. Conscientes de esta invaluable riqueza natural, las autoridades a cargo del tren se han trazado la meta de implementar a lo largo de toda su ruta un modelo de turismo sustentable. ¿En qué consiste y cómo beneficiará esto al medio ambiente?


Prevenir antes que lamentar: los estudios ambientales

Previo a definir la ubicación de las vías y estaciones, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) realizó complejos estudios para determinar rutas y estrategias constructivas de menor impacto. Ello implicó sobrevolar 68 mil kilómetros cuadrados capturando 12 millones de imágenes para luego clasificar la vegetación, fauna, cuerpos de agua y zonas de protección existentes a nivel de detalle.


Así, basándose en diagnósticos precisos con tecnología de punta, los planificadores pudieron minimizar la afectación a hábitats frágiles y garantizar que el derecho de vía no fragmentara corredores biológicos estratégicos para el tránsito de fauna silvestre. Prevenir los impactos negativos fue la máxima prioridad.


Obras amigables: tecnología para reducir huella ecológica

Más allá de los estudios previos, la fase constructiva también incorporará tecnología y materiales para mitigar las alteraciones ambientales. Por ejemplo, se utilizarán durmientes ecológicos de concreto en lugar de madera, se capturará y reubicará fauna desplazada, y se construirán modernos viaductos elevados para facilitar el paso seguro de los animales.

Asimismo, el tren contará con las más avanzadas tecnologías para el ahorro y uso eficiente de agua y energía, tanto en las terminales como en la operación ferroviaria. También se implementarán rigurosas normas para manejo de desechos y aguas residuales durante la obra y en toda la red de estaciones turísticas planeadas a lo largo del recorrido.


Naturaleza como principal atracción turística

A diferencia de muchos destinos que centran su oferta en resorts artificiales, el principal gancho del Tren Maya será que permitirá a los viajeros adentrarse y conectar como nunca antes con majestuosos paisajes y ecosistemas Conservados en su estado natural, desde junglas exóticas hasta imponentes ruinas mayas rodeadas de selva.

Esta riqueza escénica genuina definirá la experiencia turística. De allí la importancia primordial de preservar cabalmente la integridad de los habitats naturales, pues ellos mismos serán el producto estrella para atraer al turismo nacional e internacional. Mantener su encanto original será vital.


Educación ambiental: concientizar al visitante

Más allá de observar pasivamente, la interacción con los viajeros brinda una valiosa oportunidad para sensibilizar acerca de la crucial importancia de conservar el medio natural. A través de campañas en redes sociales, la entrega de material informativo biodegradable y charlas presenciales, tanto en las terminales como durante los trayectos, se buscará concientizar ampliamente sobre el invaluable capital natural de la región y el compromiso de cuidarlo entre todos.


Asimismo, el servicio a bordo informará y guiará a los pasajeros sobre comportamientos sustentables durante su estadía, como minimizar residuos, respetar senderos, no extraer plantas o molestar fauna y, en general, seguir los principios internacionales de turismo responsable con la naturaleza.


Riqueza biológica como fortaleza económica

Más allá del tren, este impulso al turismo ecológicamente consciente sentará las bases para una industria de visitantes que, lejos de ser una amenaza, se constituya en la mayor interesada en proteger los ecosistemas regionales. Tras generaciones viviendo de actividades extractivas, la población local comenzará a valorar su riqueza biológica como fortaleza y oportunidad económica permanente.

Esta transformación de mentalidad no será resultado solo de campañas educativas; el sustento material que brinde el turismo sustentable la volverá una realidad concreta. Se espera un círculo virtuoso donde la conservación traiga turistas y los turistas financien más conservación.


Replicabilidad: un modelo para Latinoamérica

Finalmente, al implementar las mejores y más actualizadas prácticas en estudios de impacto ambiental, estrategias de mitigación, educación ecológica e impulso al turismo sustentable, el Tren Maya se posiciona para ser referente internacional y modelo de replicabilidad para grandes proyectos de transporte e infraestructura en zonas sensibles de Latinoamérica y el mundo.


De esta forma, este innovador sistema ferroviario contribuirá a un cambio de paradigma donde progreso económico ya no se asocie a destrucción ambiental sino más bien a su cuidadosa preservación como pilar de bienestar social duradero. El tren marcará la vía hacia ese futuro más próspero y al mismo tiempo más verde.

42 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page