top of page

Primera Mujer Maquinista en el Tren Maya: Diana Lizárraga rompe barreras en el sector ferroviario

Diana Berenice Lizarraga Reyna - Maquinista del Tren Maya
Diana Berenice Lizarraga Reyna - Maquinista del Tren Maya

Diana Lizárraga, una joven originaria de Sinaloa, ha hecho historia al convertirse en la primera mujer maquinista del Tren Maya. Su hazaña marca un hito en el sector ferroviario mexicano, tradicionalmente dominado por hombres, y abre las puertas para que más mujeres se incorporen a este campo laboral.


Un sueño hecho realidad:

Desde pequeña, Diana se sintió fascinada por los trenes. Recuerda con emoción cómo observaba desde la ventana de su casa el paso de las locomotoras, imaginándose algún día al frente de una de ellas. Su sueño comenzó a tomar forma cuando se unió a las Fuerzas Armadas de México, donde encontró la oportunidad de formarse como conductora de trenes.


Capacitación de alto nivel:

Para convertirse en maquinista del Tren MayaDiana recibió una capacitación especializada en Europa, donde aprendió a operar los modernos trenes Alstom que circulan por la ruta del proyecto. Su formación incluyó teoría y práctica, permitiéndole dominar las complejidades de la conducción ferroviaria, desde la gestión del sistema de frenado hasta la atención a las señales y protocolos de seguridad.


Diana Berenice Lizarraga Reyna
Diana Berenice Lizarraga Reyna

Liderazgo y responsabilidad:

Diana no solo es la primera mujer maquinista del Tren Maya, sino que también lidera el equipo de conductores del proyecto. Su experiencia y capacidad de liderazgo la convierten en un modelo a seguir para las nuevas generaciones de mujeres que aspiran a incursionar en el sector ferroviario.


Un símbolo de empoderamiento:

La historia de Diana Lizárraga es un símbolo de empoderamiento femenino y un ejemplo de que las mujeres pueden romper las barreras de género en cualquier ámbito laboral. Su logro inspira a otras mujeres a perseguir sus sueños y luchar por un lugar en sectores tradicionalmente masculinos.


Más allá de un trabajo:

Para Diana, ser maquinista del Tren Maya no es solo un trabajo, es una pasión. Ella siente un gran orgullo por conducir este tren que impulsa el desarrollo del sureste de México. Además, se siente comprometida con la seguridad de los pasajeros y con brindar un servicio de calidad.


Impacto social:

La incorporación de Diana al equipo del Tren Maya es un paso importante hacia la igualdad de género en el sector ferroviario. Su presencia inspira a otras mujeres a desafiar los estereotipos y a explorar nuevas oportunidades laborales.


Un futuro prometedor:

El camino recorrido por Diana Lizárraga abre las puertas para que más mujeres se incorporen al sector ferroviario. Su historia es un ejemplo de que la determinación, el talento y la pasión no tienen límites de género.


El Tren Maya como símbolo de cambio:

El Tren Maya no solo es un proyecto de infraestructura, sino también un símbolo de cambio social. La participación de Diana en este proyecto representa un avance hacia una sociedad más justa e igualitaria, donde las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres para alcanzar sus sueños.


Reflexión final:

La historia de Diana Lizárraga es una inspiración para todas las mujeres. Su tenacidad y su pasión por su trabajo nos recuerdan que no hay límites para lo que podemos lograr si nos atrevemos a soñar en grande y luchar por nuestros objetivos. El camino hacia la igualdad de género aún es largo, pero ejemplos como el de Diana nos motivan a seguir adelante y construir un futuro más inclusivo para todas las personas.

11 visualizaciones

Comments


bottom of page