top of page
  • Foto del escritorZamná

Explorando los beneficios del Tren Maya en desarrollo sostenible



El Tren Maya es uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos que se están llevando a cabo actualmente en México. Se trata de una red ferroviaria de 1500 kilómetros que conectará las principales ciudades y sitios turísticos de la península de Yucatán. Además de facilitar el transporte de pasajeros, se espera que el Tren Maya traiga múltiples beneficios económicos y ambientales a la región.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha descrito al Tren Maya como un “proyecto de desarrollo con justicia social” que mejorará la calidad de vida de los habitantes del sureste mexicano. De hecho, promover el desarrollo sostenible es uno de los principales objetivos del megaproyecto.

El Tren Maya ha sido controversial, con críticos que argumentan que tendrá impactos sociales y ambientales negativos. Sin embargo, los impulsores del proyecto afirman que se están tomando las precauciones necesarias para proteger el entorno y las comunidades locales.


Conectividad e integración regional

Uno de los beneficios más significativos que aportará el Tren Maya es una mejor conectividad e integración económica de la región sur-sureste. Tal como afirma el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR), el tren “permitirá ordenar el territorio y distribuir de mejor manera la riqueza”.


Impulsando el turismo sostenible

Se espera que la llegada del tren turístico incremente el flujo de visitantes nacionales y extranjeros a destinos como Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Palenque y Calakmul. Sin embargo, simultáneamente se busca promover un “turismo sostenible”, que respete el patrimonio cultural y natural de la región maya.

“No se trata solamente de tener más cuartos de hotel y recibir más turistas, sino de respetar las comunidades, respetar el medio ambiente, los cenotes, las selvas, las ruinas arqueológicas”, expresó el presidente López Obrador.


Impulso económico y nuevos polos de desarrollo

Más allá del sector turismo, se espera que el Tren Maya permita el surgimiento de nuevos polos urbanos y zona económicas especiales. Estas zonas albergarían industrias ligeras, parques tecnológicos, universidades e infraestructura de transporte carretero y ferroviario.

De acuerdo con el titular de Fonatur, Javier May, "esta obra impulsará el desarrollo sostenible de la Península de Yucatán porque generará empleos a lo largo del derecho de vía, detonará inversiones productivas y posicionará internacionalmente esta región del país”.


Protección ambiental


Si bien existen críticas sobre el impacto ecológico de su construcción, el Tren Maya incorpora diversos elementos de protección ambiental. Estos buscan minimizar los daños al entorno y compensar las afectaciones ocasionadas.


Salvaguardando la selva y sus habitantes

Uno de los principales desafíos ha sido trazar la ruta para evitar las áreas ambientalmente más vulnerables. Originalmente se contemplaba pasar muy cerca de la reserva de Calakmul, pero los estudios de impacto ambiental realizados por expertos independientes desaconsejaron esa opción.


“Tuvimos que hacer algunas modificaciones al trazo para cuidar cenotes, ríos subterráneos y otras maravillas naturales”, reconoció el presidente López Obrador.

Asimismo, se están construyendo múltiples pasos de fauna para minimizar el impacto sobre los animales que habitan en la selva.


Compensación through reforestation

Otra de las estrategias para contrarrestar los impactos ecológicos es la compensación ambiental mediante reforestación masiva.

“Sembraremos unos 450 millones de árboles maderables y frutales en toda la ruta del Tren Maya”, anunció el mandatario mexicano. “Con esto se compensará ampliamente el aprovechamiento de árboles para el camino de viaductos elevados”.

Los trabajos de reforestación ya se han iniciado en Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas, con la participación de comunidades, ejidos y pequeños propietarios.


Aunque persisten dudas legítimas sobre su impacto social y ecológico, el Tren Maya podría convertirse en un catalizador del desarrollo sostenible en el sur de México. Su éxito dependerá de que las medidas de protección ambiental y fomento de la participación comunitaria anunciadas realmente se implementen sobre el terreno.

De lograrse una integración responsable con el entorno, el proyecto ferroviario cumpliría la visión expresada por López Obrador: “queremos implementar en el sureste el desarrollo sostenible, es decir, crecer económicamente y al mismo tiempo proteger la naturaleza y garantizar el bienestar social”.

48 visualizaciones

Komentar


bottom of page