top of page
  • Foto del escritorZamná

El impacto del Tren Maya en la conservación de la cultura maya

Actualizado: 4 dic 2023



El ambicioso proyecto del Tren Maya, impulsado por el gobierno mexicano, tiene el objetivo de impulsar el desarrollo económico y turístico de la península de Yucatán. Sin embargo, su construcción en pleno territorio maya genera inquietud sobre sus posibles impactos negativos en el rico patrimonio natural y cultural de la región.


¿De qué manera este megaproyecto ferroviario puede afectar los esfuerzos por conservar el legado de una de las civilizaciones más importantes de Mesoamérica? Analizaremos los principales riesgos y oportunidades en torno a este debate.


Turismo masivo y cambios socioculturales


Quizá el aspecto más controvertido sea el impulso al turismo masivo que traería el Tren Maya a comunidades mayas muy conservadoras, acostumbradas a controlar el ritmo y la intensidad de visitantes externos.

De acuerdo con la Fundación oro la Cultura y el Arte del Estado de Chiapas, el tren "generaría fuertes impactos socioculturales con la llegada de turistas y migrantes a las comunidades mayas". Esto alteraría sus formas de vida, creencias y tradiciones.

"Los mayas somos guardianes de un vasto patrimonio cultural vivo. Tenemos derecho a decidir quién entra a nuestros territorios y bajo qué condiciones. El Tren Maya atenta contra nuestra autodeterminación"

En definitiva, una avalancha turística descontrolada puede desestructurar la cohesión social y la identidad de los pueblos originarios. Se corre el riesgo de folklorizar sus tradiciones o limitarlas a un espectáculo para turistas.


Acciones para mitigar impactos negativos

Frente a este complejo panorama, ambientalistas y conservacionistas han pedido al gobierno mexicano extremar las precauciones para mitigar los impactos negativos de la megobra ferroviaria.

Algunas de las principales recomendaciones son:

  • Elaborar y cumplir protocolos estrictos de mitigación del daño ambiental durante la construcción y operación del tren.

  • Monitorear y proteger rigurosamente los ecosistemas y la vida silvestre a lo largo del trayecto.

  • Levantar un censo detallado de sitios arqueológicos en la ruta. Crear barreras de amortiguamiento y limitar vibraciones en sitios cercanos.

  • Diseñar estrategias cuidadosas de manejo del turismo con participación activa de las comunidades. Fomentar turismo sustentable y de bajo impacto.

  • Respetar el derecho a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado de pueblos indígenas. Adecuar el proyecto donde exista rechazo de comunidades.

  • Destinar porcentajes significativos de los recursos generados por el Tren Maya para la conservación del patrimonio natural y cultural de la región a largo plazo.



Más allá de posturas a favor o en contra, lo cierto es que un proyecto de la magnitud del Tren Maya, atravesando el corazón del territorio maya, necesariamente provocará impactos profundos, tanto positivos como negativos.


En lugar de hacer vista gorda de los riesgos, el reto está en escuchar a expertos y comunidades, extremar precauciones y cuidar que los beneficios económicos se traduzcan en conservación efectiva del legado ancestral de esta región. Sólo así podrán preservarse las monumentales riquezas culturales y ecológicas que hacen del territorio maya un espacio invaluable que México y el mundo no pueden darse el lujo de perder.

76 visualizaciones

Comments


bottom of page