top of page

Tren Maya es Motor de Progreso y Equidad en México


El ambicioso proyecto del Tren Maya representa una apuesta transformadora para impulsar el desarrollo turístico y económico del sureste mexicano. Con una extensión de más de 1,500 kilómetros y atravesando los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, el Tren Maya busca ser motor de progreso y equidad en una región que históricamente se ha rezagado respecto al centro y norte del país.


Al conectar centros turísticos emblemáticos como Cancún, Tulum, Palenque y Chichén Itzá, además de pequeñas comunidades rurales e indígenas, el Tren Maya pretende catalizar la actividad económica y las oportunidades de empleo en la región. Se espera que la mayor conectividad e infraestructura turística derivada del tren atraiga nuevas inversiones hoteleras y desarrollos inmobiliarios, además de simplificar el transporte de personas y mercancías.


Sin embargo, el ambicioso megaproyecto también enfrenta importantes retos. La construcción del tren en medio de selva y zonas ecológicas sensibles ha generado críticas de ambientalistas que argumentan se pondrá en riesgo la biodiversidad de la región. Asimismo, algunos expertos consideran que las estimaciones económicas y de pasajeros del gobierno son demasiado optimistas. Preocupa también que las comunidades indígenas de la región no se vean suficientemente beneficiadas por el tren y por el contrario sufran impactos negativos por el desarrollo turístico que este propiciará.


De cualquier forma, de realizarse adecuadamente, respetando al medioambiente y generando oportunidades incluyentes, el Tren Maya podría catalizar un círculo económicamente virtuoso para uno de los sectores más marginados del país. Servir de motor de progreso y equidad para el sureste mexicano.


Impacto Económico y Turístico

El Tren Maya se perfila como el mayor detonador del potencial económico y turístico del sureste mexicano en décadas. Al interconectar los principales destinos turísticos de la región como Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Bacalar, Mahahual, Calakmul, Palenque, Campeche y Mérida, el tren simplificará enormemente el transporte de turistas en la zona.


De acuerdo a proyecciones gubernamentales, durante sus primeros cuatro años de operación el Tren Maya estará transportando alrededor de 10 millones de turistas anuales en toda la región, lo que equivale a casi la mitad del total de turistas actual. Esto quiere decir que el tren simplificará enormemente la movilización de turistas, permitiendo que visiten varios destinos durante sus vacaciones.


Asimismo, el mayor flujo inducido por el tren atraerá nuevas inversiones hoteleras y desarrollos inmobiliarios para alojar a los nuevos turistas. Tan solo este año se prevé la construcción de unos 10 mil nuevos cuartos en la Riviera Maya para recibir esta creciente demanda turística del Tren Maya.


Pero los beneficios económicos del tren irán más allá del turismo. Al facilitar sustancialmente el transporte de carga y mercancías, el tren conectará los centros de producción y consumo de la Península de Yucatán generando importantes ahorros y mayor productividad. Tan solo en costos de transporte de mercancías, el gobierno federal estima un ahorro económico de unos 2 mil 500 millones de pesos anuales una vez el tren esté completamente operativo.


Igualmente significativo será el impacto de las numerosas zonas turísticas, parques ecoturísticos y desarrollos inmobiliarios que surgirán en torno a las 15 nuevas estaciones del tren. Estos polos de desarrollo atraerán inversiones, empleos y visitantes a lo largo de toda la ruta del Tren Maya, potenciando el salto económico de la región.


El gran reto será que este progreso y desarrollo económico catalizado por el tren se traduzca en mayor bienestar y equidad para las comunidades marginadas del sureste. Que el Tren Maya se convierta en verdadero motor de equidad y no solo de lucro.


Impacto Ambiental: Retos y Oportunidades


Si bien el gobierno federal sostiene que estos riesgos ambientales han sido debidamente contemplados en la planeación del proyecto, lo cierto es que la magnitud de la mega obra plantea complejos retos de mitigación ambiental. No será tarea sencilla conciliar el paso de un tren de mil 500 kilómetros con la preservación de la invaluable biodiversidad de la región.

Quizá el aspecto más sensible es el tramo del tren entre Playa del Carmen y Tulum que impactaría negativamente el sistema subterráneo de ríos que nutre al Parque Nacional Tulum y las impresionantes grutas del Caribe mexicano. Cualquier filtración o contaminación de este frágil ecosistema subacuático tendría efectos irreversibles sobre uno de los principales atractivos naturales de la Riviera Maya.


Otro punto crítico son los más de 300 kilómetros de vías que atravesarán las selvas del sur de Campeche colindantes con Calakmul, hogar de jaguares, monos araña y cómo más de 350 especies de aves. Conectar las ciudades de Escárcega y Chetumal sin impactar estos bosques protegidos será todo un reto ingenieril.


No obstante, si logra ejecutarse adecuadamente, privilegiando el cuidado ambiental, el Tren Maya también podría traer importantes beneficios ecológicos para la región. Al desincentivar el transporte en automóviles y autobuses, el tren reduciría de forma importante las emisiones contaminantes asociadas al traslado de personas en la península. Además, consolidaría los corredores urbanos de la región, evitando la dispersión de desarrollos turísticos sobre áreas naturales.


Quizá el mayor potencial del Tren Maya sería servir de catalizador para un nuevo modelo turístico sustentable en la región. Un modelo que privilegie la conexión con la naturaleza, que eduque al visitante en la importancia de conservar el frágil equilibrio ambiental de la península. Un tren con una amplia oferta de tours ecológicos que permita admirar la espectacular biodiversidad de la región sin ponerla en peligro. Un motor verde de conservación ambiental.


Inclusión de Comunidades Indígenas

Uno de los principales retos del Tren Maya será asegurar que efectivamente se convierta en motor de progreso y equidad para las comunidades indígenas de la región y no exacerbe las históricas brechas de marginación. A lo largo de su ruta, el tren conectará algunas de las zonas de mayor pobreza, marginación social e indígena del país, principalmente en los estados de Chiapas y Campeche.


Si bien lainfraestructura y conectividad traídas por el tren abrirán importantes oportunidades económicas para los habitantes, también existe el riesgo de desplazamientos y reconfiguraciones territoriales que alteren los modos de vida tradicionales. Es un reto mayúsculo impulsar el desarrollo económico sin socavar las culturas indígenas.

Por ello, la inclusión y participación activa de las comunidades a lo largo del diseño, planeación y operación del Tren Maya resulta indispensable. Solo a través de un diálogo intercultural permanente se podrán anticipar y mitigar posibles impacto negativos a la vez que potenciar los beneficios del proyecto para la población indígena.


Esto implica medidas como garantizar el derecho de vía del tren sin afectar territorios habitados o de uso comunitario, ofrecer empleos tanto en la construcción como operación a los pobladores locales, respetar la autoridad de las comunidades sobre sus territorios y patrimonio cultural, así como dar acceso preferente a artesanos indígenas en estaciones y desarrollos derivados del tren.


No obstante, la participación indígena no puede limitarse a aspectos folclóricos o turísticos. Las comunidades deben tener un papel protagónico en la toma de decisiones entorno a la planeación territorial y urbana vinculada al proyecto. Solo a través de la consulta y el consentimiento se podrá transitar hacia una visión incluyente de desarrollo regional acorde a las aspiraciones y prioridades locales. Que el Tren Maya lleve progreso sin descarrilar derechos.


Más allá de cifras y estimaciones económicas, el éxito del Tren Maya no se podrá medir únicamente en función del aumento en llegada de turistas o los miles de millones de pesos en derrama. Tan importante como atraer inversiones y simplificar el transporte de mercancías será el impacto social que genere el ambicioso proyecto ferroviario.


Convertirse en motor efectivo de mayor equidad e inclusión para una de las regiones históricamente más rezagadas del país. Catalizar un desarrollo económico que se traduzca en mejores condiciones de vida y oportunidades para millones de mexicanos, especialmente de comunidades indígenas. Lograr el anhelado progreso sin perder de vista el bienestar de las personas y su entorno.


Ese será el verdadero reto transformador del Tren Maya en los próximos años. Dar un impulso económico a la región que realmente la catapulte hacia un futuro más próspero y equitativo. Que los carriles del desarrollo ferroviario lleven bienestar a todos los hogares sureños y no solo crecimiento a las cifras macroeconómicas nacionales. En suma, cumplir la promesa inspiradora con la que nació: ser motor de progreso y equidad en México.

8 visualizaciones

תגובות


bottom of page