top of page

Tenosique: Fusión de Culturas y Aventuras en la Ruta del Tren Maya

Actualizado: 26 feb


Ubicado en el sureste del estado mexicano de Tabasco, el pintoresco Pueblo Mágico de Tenosique constituye una puerta de entrada a increíbles aventuras ecoturísticas y culturales en la región. Su ubicación privilegiada sobre la ruta del Tren Maya, conocido también como Turitren, lo convierte en el punto base ideal para explorar esta área de contrastes.


Entre exuberantes paisajes selváticos, imponentes vestigios arqueológicos mayas y el peculiar encuentro de tradiciones indígenas, españolas y guatemaltecas; Tenosique abre un abanico de posibilidades para experimentar emocionantes actividades, descubrir una arquitectura singular y empaparse de leyendas ancestrales cargadas de misticismo.


Ecotonos Únicos de Flora y Fauna

Uno de los principales atractivos naturales para los viajeros que llegan vía el Tren Maya es adentrarse en el imponente Pantanos de Centla, el humedal más grande de Norteamérica donde confluyen ríos, lagunas, selva tropical y manglares formando uno de los ecosistemas más diversos y frágiles del planeta.


Recorrer los senderos de esta Reserva de la Biósfera permite admirar más de 150 especies de aves como garzas, patos, pelícanos y hasta el majestuoso águila pescadora; así como reptiles emblemáticos como la iguana verde, el cocodrilo de pantano y diversas especies de tortugas.


Muy cerca del Pueblo Mágico se localiza también la fastuosa Reserva de la Biosfera Montes Azules, conformada por 331 mil hectáreas de exuberante selva mediana que alberga extraordinarias zonas arqueológicas y comunidades mayances lacandonas que aún conservan siglos de tradiciones y leyendas ancestrales.


El Encuentro de Tres Culturas

Una de las principales atracciones de Tenosique es sumergirse en el peculiar crisol cultural conformado por la cosmovisión maya-chontal de los primeros pobladores, el legado arquitectónico hispano de la época colonial y la influencia guatemalteca posterior que le confieren una atmósfera multicultural única entre los Pueblos Mágicos de México.


Pasear por el centro histórico permite admirar esta conjunción plasmada en antiguas casonas de dos plantas con balcones de madera, la bella Parroquia de San Francisco de Asís y el peculiar kiosco de hierro de estilo art noveau llegado de Bélgica a finales del siglo XIX en pleno auge de la producción chiclera.


Profundizando en sus orígenes prehispánicos se halla el sitio arqueológico de San Claudio, donde pueden explorarse vestigios ocultos por siglos en la selva como basamentos piramidales, juegos de pelota, terrazas y montículos que evidencian el esplendor del imperio maya chontal en el sureste mexicano.



Deportes Extremos en un Entorno Natural Único

Rodeado por caudalosos ríos, exuberantes montañas tropicales y escenarios de gran valor ecológico; Tenosique ofrece las condiciones ideales para la práctica amateur o profesional de deportes extremos y ecoturismo, convirtiéndolo en uno de los destinos predilectos para los viajeros más intrépidos.


Actividades como rafting, kayak, senderismo, ciclismo de montaña y rapel; pueden realizarse en espacios protegidos como La Sierra, Los Camachos, El Madrigal y Los Guidelines. Estos parajes están considerados entre los más privilegiados para estas prácticas en México.


Así, gracias a su biodiversidad inigualable, el peculiar encuentro de tradiciones culturales y las alternativas para los amantes de los deportes extremos en plena naturaleza virgen; Tenosique se posiciona como un destino emergente de contrastes únicos por descubrir tras arribar cómodamente vía el moderno Tren Maya.


Sabores Ancestrales de la Gastronomía Tabasqueña

Además de su riqueza natural y cultural, Tenosique deleita el paladar de locales y visitantes con una amplia variedad de platillos tradicionales donde resinan técnicas culinarias maya-chontales que utilizaban ingredientes autóctonos de la región tabasqueña desde épocas prehispánicas.


Entre los imperdibles de la gastronomía típica sobresalen los Tamales de Cambray envueltos en hojas aromáticas de plátano, rellenos de carne molida de res y cerdo condimentada con achiote y epazote.


Otros clásicos que los viajeros pueden degustar en restaurantes del poblado son los aromaticos Pichanos, elaborados con hojas de plátano machacadas y fritas; así como los antojables Dulces de Calabaza con Coco, preparados de forma artesanal por las locals.

Andando por los mercados también pueden probarse Carnes y Chorizos de Monte, productos de la cacería en los bosques tabasqueños, cocinados con especias fuertes sobre brasas o bien en atoles. Un verdadero festín agreste para los más audaces.


Y para refrescarse del calor, nada mejor que saborear una humeante Jícara de Pozol Blanco, la legendaria bebida ritual de maíz fermentado que data de los mayas y que según cuenta la leyenda, otorgaba fuerza y resistencia supernatural a sus consumidores.


El Mágico Mundo de las Aves

Uno de los emblemas naturales que han otorgado fama internacional a Tenosique es la majestuosa garza Rosal, que habita en los Pantanos de Centla y de la cual se estima quedan menos de 1,000 ejemplares en todo el mundo. Salvar esta rare avis de la extinción es una cruzada local.


Pero las garzas rosadas no son las únicas protagonistas aladas de los cielos tenosiquenses. Al pasear por senderos de reservas como Los Guidelines, los observadores de aves pueden deleitarse con la imagen del zopilote rey, el águila pescadora, la cigüeña jabirú o incluso extravagantes tucanes pico iris.


Esta explosiva variedad de especies convierte al territorio en un paraíso inigualable para la práctica del avistamiento. Actividades que se complementan con la admiración de coloridas mariposas, insectos colosales y el peculiar canto de los monos aulladores entre el follaje tropical.


Todo un espectáculo multisensorial del desbocado mundo natural que envuelve al viajero recién llegado en el Tren Maya. Una biodiversidad excepcional aún por explorar en esta joya selvática del sureste mexicano llamada Tenosique.

5 visualizaciones

Comments


bottom of page