top of page
  • Foto del escritorZamná

Los desafíos laborales del ambicioso proyecto del Tren Maya

Actualizado: 14 dic 2023



El Tren Maya es uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos emprendidos en México en las últimas décadas. Se trata de una red ferroviaria de 1500 kilómetros que conectará ciudades y sitios turísticos en la península de Yucatán. Si bien el proyecto traerá beneficios económicos a la región, también enfrenta desafíos significativos en términos de fuerza laboral.


El presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho del Tren Maya una prioridad clave de su administración. Se espera que el tren impulse el desarrollo económico y el turismo en los estados sureños de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Sin embargo, completar un proyecto de esta magnitud en la selva requerirá superar obstáculos importantes.

Uno de los principales desafíos es asegurar una fuerza laboral adecuada. La construcción atravesará áreas rurales con acceso limitado a trabajadores calificados. También habrá que equilibrar las oportunidades de empleo entre trabajadores locales y foráneos.


Escasez de mano de obra en áreas remotas

Gran parte del trazado del Tren Maya pasará por zonas selváticas remotas. Por ejemplo, se planea construir 547 kilómetros de vías férreas de Cancún a Palenque atravesando la selva de Calakmul en Campeche, una de las áreas forestales más grandes de México.


Equilibrio entre residentes y foráneos

Otro dilema laboral es lograr un equilibrio entre la contratación de trabajadores locales de las comunidades por donde pasará el tren contra la de empleados foráneos con experiencia en grandes proyectos de construcción.


Por un lado, los pobladores locales conocen mejor el terreno y pueden proteger mejor el entorno. Pero la mano de obra no calificada podría demorar el avance de la obra.

“no podemos detener esta obra, porque acordamos terminarla en diciembre de 2023”. El cronograma apretado ejerce presión para traer cuadrillas experimentadas de otras zonas.

Superar los obstáculos laborales del Tren Maya requerirá cooperación entre contratistas, autoridades locales y pobladores. Tendrán que diseñarse campamentos e infraestructura adecuados para los trabajadores foráneos al tiempo que se recluta intensivamente a la población local.


Con una visión compartida y políticas sensatas, este magno proyecto puede brindar un impulso económico sin precedentes a la región sureste, al tiempo que respeta las comunidades y ecosistemas únicos que atravesará. Pero para alcanzar esta visión, resolver los dilemas laborales asociados será crucial.


oportunidades y retos en el ámbito laboral

El Tren Maya se perfila como uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos impulsados en México en las últimas décadas. Con una extensión de más de 1,500 kilómetros a lo largo de la Península de Yucatán, esta megacobra ferroviaria promete dinamizar la economía y el turismo en una región que históricamente ha estado rezagada en términos de conectividad y desarrollo.


Sin embargo, más allá de las promesas, la construcción del tren también representa una serie de retos en distintos ámbitos. Uno de estos es precisamente el relacionado con el mercado laboral, el cual deberá responder a la creciente demanda de mano de obra calificada y no calificada que requerirá un proyecto de esta envergadura.


De acuerdo con estimaciones oficiales, se espera que el Tren Maya genere alrededor de 300 mil empleos directos e indirectos durante su periodo de construcción. Estas cifras positivas contrastan sin embargo con datos preocupantes sobre desempleo y empleo informal en los estados del sureste mexicano, los cuales superan ampliamente los promedios nacionales.




Ante este panorama, surgen varios interrogationes: ¿existe actualmente la fuerza laboral necesaria para construir el tren en la región? ¿Cómo capacitar a los trabajadores locales para que aprovechen estas oportunidades? ¿De dónde provendrá la mano de obra altamente calificada que requiere una obra de alta ingeniería como esta?

Retos en infraestructura y capacitación


Uno de los principales obstáculos que deberá enfrentar el ambicioso proyecto del Tren Maya es la falta de infraestructura educativa y de capacitación laboral en las regiones por las que atravesará la vía férrea. Estados como Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán registran niveles muy por debajo del promedio nacional en cuanto a escolaridad y acceso a capacitación técnica.


Ante esta realidad, resulta evidente que se requerirán programas agresivos de capacitación en diversos oficios que demanda la construcción a gran escala, desde soldadura hasta operación de maquinaria pesada. De no implementarse adecuadamente estos programas, la fuerza laboral proveniente de otras regiones podría terminar desplazando a los trabajadores locales, desaprovechando así el potencial para mejorar sus condiciones socioeconómicas.


Escasez de profesionales y técnicos especializados

Otro reto fundamental es la escasez de profesionales y técnicos altamente especializados en áreas estratégicas como la ingeniería ferroviaria, la construcción de túneles y viaductos o la operación de trenes y sistemas ferroviarios. Dado que en México existen muy pocos proyectos similares, estos perfiles profesionales son bastante escasos, por lo que probablemente deberán ser reclutados en el extranjero o desarrollados rápidamente mediante programas emergentes de formación.


De no atenderse adecuadamente esta demanda de conocimientos técnicos avanzados, el tren correría el riesgo de retrasos, sobrecostos e incluso problemas de seguridad debido a errores humanos o de planificación. Es por ello que instituciones educativas y gobiernos federal y estatales enfrentan el desafío de diseñar e implementar soluciones innovadoras en esta materia.


Legislación laboral y condiciones de trabajo

Más allá de la capacitación, otro campo que ha despertado preocupación entre sindicatos y organizaciones laborales es el referente a condiciones contractuales, prestaciones y seguridad industrial de los miles de trabajadores que construirán la vía férrea. Si bien la legislación mexicana contempla estándares mínimos en estas materias, no siempre son respetados, especialmente por empresas subcontratistas orientadas a reducir costos.



No basta crear empleos en cantidad; debe verificarse su calidad y que se traduzcan en bienestar económico sostenible para las familias.


Retener el talento humano en la región

Históricamente, los estados del sureste han enfrentado el problema de la migración de sus recursos humanos más calificados hacia regiones con más y mejores oportunidades laborales. Ello se refleja en sus indicadores de educación y productividad.


El Tren Maya representa una ventana de oportunidad para revertir esta tendencia, brindando opciones de desarrollo profesional a mediano y largo plazo que fomenten el arraigo de la población joven en sus lugares de origen, evitando la fuga de talentos.

Para ello, además de los empleos temporales en la construcción, deberán crearse posiciones permanentes, estables y bien remuneradas en áreas como operación ferroviaria, mantenimiento de vías e infraestructura, servicios turísticos, hotelería y gastronomía.

Vinculación empresa-academia


La colaboración entre el sector privado y las instituciones de educación superior resulta indispensable para formar los cuadros profesionales que demanda un proyecto de esta magnitud, combinando conocimientos teóricos y experiencia práctica para garantizar la empleabilidad.


Convenios para programas de pasantías y residencias, cursos de actualización, investigación conjunta, intercambio de expertos e infraestructura educativa son algunos de los mecanismos que pueden facilitar este vínculo multiplicador entre el Tren Maya y las universidades públicas de la región.

Solo así se logrará que los beneficios de este gigantesco proyecto de infraestructura ferroviaria se traduzcan en oportunidades tangibles de crecimiento para los habitantes de esta región.


La responsabilidad social-empresarial

Si bien la construción del Tren Maya recae principalmente en empresas y consorcios privados, el Estado como promotor y supervisor del proyecto está obligado a garantizar que la ejecución de las obras se realice observando los más altos estándares en materia de responsabilidad social empresarial.


Esto implica vigilar aspectos como:

  • Respeto a los derechos laborales y prestaciones sociais legalmente establecidas

  • Inclusión real de trabajadores y pymes locales en la cadena de valor

  • Mitigación diligente de impactos sociales y ambientales

  • Inversión en capacitación y transferencia de capabilities

  • Comunicación y rendición de cuentas proactivas hacia las comunidades

El reto del sector privado constructor será entender que más allá de cumplir a regañadientes disposiciones gubernamentales, el manejo ético y transparente de aspectos sociolaborales redundará en mayor productividad, mejor reputación empresarial y relaciones comunitarias beneficiosas para el éxito mismo del megaproyecto.

En síntesis, la construcción del Tren Maya plantea complejos desafíos en materia laboral, desde la capacitación acelerada de personal hasta la retención de talentos, pasando por la dignificación del trabajo y la creación de ocupaciones estables para el desarrollo regional. Sortearlos exitosamente será indispensable para que esta obra monumental cumpla cabalmente su misión de promover bienestar económico equitativo en el sureste mexicano.




3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page